Los derechos de las mujeres y las licencias de paternidad

Publicado originalmente en: http://www.lasillarota.com (27 de octubre de 2011)

La semana pasada se llevaron a cabo varios actos conmemorativos con motivo del 58 aniversario del voto de las mujeres. En algunos de ellos,   se reunieron importantes mujeres líderes para recordarnos que lo hasta ahora logrado es importante pero insuficiente por lo cual es necesario impulsar una mayor presencia femenina en los cargos de representación.

Durante esos mismos días, tuve la oportunidad de participar en varias actividades de reflexión sobre la participación de las mujeres tanto en la toma de decisiones tanto en el sector público como en el privado. En la medida en que soy autora de varias publicaciones sobre este tema, fui invitada a un debate televisivo    con algunas ejecutivas de las compañías más importantes de México donde, frecuentemente, la representación de las mujeres en los cargos de mayor jerarquía es aún menor que en el ámbito político.

En las propuestas que han hecho para revertir la sub-representación femenina en los cargos de decisión, las acciones afirmativas han adquirido una creciente importancia. Entre ellas, se ha señalado al “sistema de cuotas” como el que puede tener un impacto más inmediato. Como se sabe, en el ámbito político, a los partidos no se les permite que tengan más del 70% de sus candidatos del mismo sexo y en algunos partidos la restricción es del 50%   El aprovechamiento y las tergiversaciones de estas medidas dieron lugar a la práctica de las “juanitas”, protagonizada por mujeres que renunciaron para dejar su cargo a un suplente hombre. Para evitar esto, ahora se propone que tanto los candidatos(as) como sus suplentes sean del mismo sexo.

Si bien es cierto que el sistema de cuotas es una de las medidas que incrementa de forma más expedita   la participación de la mujeres en los cargos de decisión, también es verdad que esta práctica   no logra incidir en el papel que tienen los hombres en las responsabilidades familiares por lo cual las mujeres siguen teniendo que cumplir con las cargas de la “doble jornada” o la “doble gerencia”, como se ha dicho en caso de las ejecutivas que cuentan con apoyo de servicio doméstico.

Para transformar esta realidad, y promover prácticas congruentes  de equidad que beneficien a ambos sexos, resultaría indispensable introducir las licencias de paternidad dentro de nuestra legislación laboral. Si queremos reconocer el papel fundamental de los hombres como padres, ellos deben tener derecho a unos días obligatorios con goce de sueldo que les permita estar con sus hijos(as) recién nacidos.

Si bien en México ha habido varias iniciativas al respecto, y algunas organizaciones ya ofrecen estas prerrogativas a sus empleados, éstas no se han incorporado como una obligación y un derecho. En este sentido somos uno de los países más rezagados.

Los primeros en poner en marcha las licencias de paternidad fueron los países escandinavos y después le siguieron otros estados europeos. En la actualidad en naciones como Bélgica, Dinamarca, España, Finlandia, Islandia, Noruega, y el Reino Unido existen licencias para los padres que, según el país y las circunstancias, pueden ser de diez días a cuatro meses.

Contra lo que podría creerse, no se trata de una prerrogativa limitada al “mundo desarrollado”. Las licencias de paternidad también se otorgan en países con diversos niveles de desarrollo económico    Según los datos de la Organización Internacional del Trabajo, éstas se conceden de forma obligatoria en países asiáticos como Filipinas e Indonesia y en algunos africanos como Argelia, Kenia, Ruanda y Uganda.

En lo que lo que América Latina se refiere, en Argentina y Paraguay se otorgan dos días de licencia pagada a los nuevos padres, en Brasil y Chile cinco días y en Colombia, ocho.

¿Y en México? ¿Hasta cuándo vamos a seguir pensando que sólo la maternidad es importante y que las responsabilidades para con los hijos(as) y en el hogar son únicamente de las mujeres?

Ahora que conmemoramos el aniversario del voto femenino, es importante tener presente que, para lograr una verdadera equidad de género, debemos voltear la mirada a los hombres y exigir que también se promuevan sus derechos .Dentro de éstos, el reconocimiento de la paternidad es una pieza fundamental.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: