Educación, conectividad mediática y nuevas formas de exclusión

Publicado originalmente en: http://www.lasillarota.com (11 de noviembre de 2011)

¿Cómo anda nuestro país en términos de conectividad mediática? ¿Cuántos son los mexicanos (as) que tienen acceso a las nuevas formas de comunicación?

La contestación a estas preguntas  presenta importantes variaciones  en función de las edades,  las clases sociales, y los niveles educativos de la población.

Los datos proporcionados por la Encuesta Nacional de Valores sobre lo que Une y Divide a los Mexicanos realizada por Banamex y EstePaís (ENVUD), muestran que,como era de esperarse, existen   fuertes diferencias generacionales en el uso del Internet entre los ciudadanos(as) de nuestro país.Mientras que, entre la población de 18 a 29 años, el porcentaje de los que lo utilizan llega a 30%, entre los que tienen de 30 a 44 baja  al 22% y entre la mayor de 45 disminuye hasta un 16%.

Lo anterior también se hace evidente en la forma  de consultar las noticias. . Mientras el porcentaje de los adultos jóvenes que se enteran “algo o mucho” de ellas por Internet alcanza el 30%  entre los  mayores de 45 años ésta cifra se reduce al 11%.

Sin embargo, como se sabe, lo que distingue a las nuevas generaciones  no es tanto el número de los que  utilizan  Internet  sino la forma en que lo hacen.   Entre los adultos menores de treinta, el porcentaje   que tienen acceso a una red  social como Facebook y Tweeter llega al 28%, mientras que entre los  que tienen entre 30 y 44  disminuye al 14% y entre los mayores de 45 sólo representa el 7%.  Es decir, mientras que la población  de 35 años hace uso  del Internet fundamentalmente para otros fines, entre los jóvenes resulta prioritario el contacto con comunidades virtuales.

Esto  no equivale a afirmar que el uso del Internet  y de las redes sociales esté generalizado entre los adultos jóvenes,  Por el contrario, el acceso se   concentra únicamente en los sectores con mayores niveles educativos. Mientras  que el 67% de los que cuentan con estudios universitarios tienen acceso a Internet, entre los que sólo cursaron la primaria o niveles inferiores este porcentaje disminuye  hasta el 4%.

Lo anterior es especialmente preocupante si se toma en cuenta que en ´México las posibilidades de llegar a los niveles educativos altos están estrechamente vinculadas con la pertenencia a las clases sociales. Según datos difundidos esta semana  por  el Subsecretario de Educación Superior Rodolfo Tuirán,   sólo el 21% de los jóvenes más pobres llega a la universidad,  mientas que,  entre los grupos de ingresos más altos el porcentaje sube hasta  el 78%.

Puesto  que se trata de los recursos más preciados para la sociedad del conocimiento, las drásticas diferencias en la educación y la  conectividad mediática  tienen una relevancia mucho mayor que las meras cifras ya que inevitablemente se relacionan con  nuevas modalidades de  inclusión  social. Como lo ha señalado NéstorGarcía Canclini en su libro“Diferentes,desiguales y desconectados”, las redes electrónicas  generan “zonas de concentración e irradiación”  que organizan el acceso desigual a los bienes y mensajes.

De forma cada vez más importante, las identidades de los sujetos se forjan a partir de la relación de los intercambios  producidas  por repertorios de información  creados para  ser distribuidos por todo el planeta por las industrias culturales, Estos  ríos de comunicación, que fluyen a nivel mundial rompiendo todas las fronteras,  han sido considerados por el sociólogo  Zigmunt Bauman como  uno de los fundamentos de lo que califica   “modernidad líquida”.

En la medida en que en México las posibilidades cognitivas y culturales están distribuidos en forma tan diversa, la brecha digital genera nuevas desigualdades. Quien no accede a la educación superior ni “está conectado” tendrá  menos posibilidades de  ocupar una mejor posición social   y será cada  más excluido.

Por otra parte, conviene estar atento para ver hasta qué punto el  uso del Internet, que está tan  generalizado en la población juvenil con estudios universitarios, está  produciendo   nuevas formas e interacción y de acción política o ciudadana y movimientos sociales de jóvenes como los que en su momento  dieron lugar a las transformaciones en  Egipto y a las manifestaciones de ahora  en “Occupy  Wall Street”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: