La candidatura de Capriles y el antisemitismo en Venezuela

Publicado originalmente en: http://www.lasillarota.com (el 17 de febrero de 2012)

Antes de que se diera a conocer el triunfo contundente de  Henrique Capriles en las primarias del partido opositor del gobierno en Venezuela el pasado  domingo,  los comunicados en los órganos gubernamentales  contra él  ya mostraban sus tintes antisemitas.

En un artículo publicado el 13 de febrero que apareció en la página de la  Radio Nacional  y del   Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información del Gobierno de Venezuela, las  descalificaciones hacia el candidato se  sostenían  básicamente en  ascendencia judía.

Como suele  ocurrir  con las más burdas e irracionales consignas antisemitas,  el texto  afirma  que, simplemente por sus orígenes, el aspirante presidencial  solapa la “ ideología del terror” del   “sionismo “ y sin ninguna prueba por delante,  acusa a este último de adueñarse de la “ mayoría de las instituciones financieras del planeta”  y  controlar “casi  el 80 por ciento de la economía mundial”.

Este discurso, que ha sido típico de los regímenes autoritarios de extrema derecha y que se manifestó con toda su perversidad bajo el nazismo,  se presenta ahora con un  ropaje de  una pretendida izquierda,  que utiliza un lenguaje a la vez confuso y contundente como el que lo lleva a afirmar que “La lucha racional y abierta contra la pobreza, el racismo y el antisemitismo, no tiene sentido no está dirigida contra el sionismo y el capitalismo” -.

Así, según la lógica de este texto, aunque Capriles se considera  católico, el hecho de tener  antecedentes judíos, lo acaba convirtiendo en un “enemigo de Venezuela”, un agente del “sionismo internacional” que “amenaza de la destrucción del planeta a sus habitantes”. Estos argumentos  sobre de una “teoría de la conspiración a nivel mundial”  que paradójicamente se presentan como progresistas, tienes extraordinarias coincidencias con el libro “Los protocolos de los sabios de Sion”,  publicado por primera vez en la Rusia Zarista en 1902. Este texto fue utilizado en su momento  para justificar a las persecuciones  y pogroms,  y, después de la Revolución Soviética de 1917, circuló ampliamente transformándose  en un arma ideológica para  culpar a muchos judíos de supuestos pactos  secretos (que según de dónde venga la  calumnia, se establecen con las izquierdas, con la derechas o con ambas a la vez) y de un complot que  los hace responsables de  “los males” de lo más diversos signos, desde la acumulación de dinero, hasta las actitudes de rebeldía y crítica identificadas con las luchas de izquierda.

Lo más preocupante es que, en Venezuela,  este tipo de agresión  discriminatoria, que ahora lanza sus dardos sobre Capriles, no constituye  un hecho aislado. Durante los últimos años la comunidad judía de este país  ha sido víctima de varias embestidas.  En el 2004, el Club Social y Escuela  Hebraica de Caracas fue ocupada por funcionarios del  cuerpo de investigaciones penales y criminalísticas  en busca de armas  que nunca encontraron y sin  importar que era la hora en que muchos niños estaban en el colegio. En el 2007 se vivió  otra agresión similar y en enero del 2009, un grupo de hombres armados  profanaron  una  sinagoga, la pintaron con leyendas antisemitas que reclamaban “muerte a los judíos” y   se llevaron computadoras con información confidencial  (consúltese al respecto artículo firmado por admin, WordPress, 29 noviembre de 2011).

Al ser confrontado por estos hechos, el gobierno de Chávez  ha argumentado que son actos criminales y vandálicos aislados con los que su gobierno no  está  involucrado. En el 2010, después de  Fidel Castro hiciera una declaración pública a la revista “The Atlantic”, pidiendo a   Mahmud Ahmadinejad   no difamara a los judíos y dejara de negar el Holocausto, Chávez  se  reunió con la comunidad judía de su país para mostrar su “buena disposición”.

Sin embargo el asunto sigue preocupando, más ahora donde los comunicados antisemitas (en esta ocasión firmados por  Adal Hernández)  se publican  bajo  el sello del Gobierno Bolivariano de Venezuela.

Las voces de muchos venezolanos ya  han mostrado reiteradamente  su intranquilidad en este sentido. Como lo señalo Simón Bocanegra en un artículo que circula en un portal de Internet originado en Caracas (con fecha 15 de febrero), habría que observar hasta  qué punto el gobierno   exacerba  el  “aullido antisemita”  como base para descalificar al adversario. Esta autor  hace un llamado a Chávez y a las “mentes sensatas” del chavismo  para  tomar cartas en el asunto,  y “cortar de raíz la utilización de la discriminación racial y religiosa como “argumento” electoral”.

Habrá que estar atentos para ver si el gobierno se retracta, prefiere dar la batalla con razonamientos políticos,  o utilizando la exaltación de pasiones que lo caracteriza, ahora opta por hacer que el eje de su campaña gire en torno a una escalada de prejuicios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: