Los libros que nuestros políticos deben leer

Originalmente publicado en: http://www.lasillarota.com (2 de septiembre, 2011)

La semana pasada, tuve oportunidad de ver un programa de Foro TV en el cual el conductor preguntaba  cuáles son los libros que debieran leer los políticos en México. Los invitados(as) recomendaban  algunos  escritos  que han aparecido en los últimos años, entre los cuales se mencionó  el excelente libro del escritor israelí Amoz  Oz “Contra el fanatismo”

En este artículo retomo esta pregunta y sugiero algunos textos   clásicos  que   a pesar de que no están recién salidos del horno- resultan extraordinariamente vigentes. A continuación va mi lista:

1) Las obras teatrales  de Shakespeare Entre ellas Hamlet, como advertencia de las consecuencias de un régimen   corrompido y podrido (esta obra empieza con la frase “algo está podrido en Dinamarca” que ahora desafortunadamente podríamos aplicar a  “mucho está podrido en México”).; Macbeth para alertarlos contra la falta de escrúpulos, la  ambición desmedida,  y recordar que una matanza lleva a otra;  y , “Como gustéis” que da cuenta de cómo las  mujeres han tenido que disfrazarse de hombres para ejercer sus derechos.

2) Siguiendo con la herencia inglesa, nuestros políticos debieran leer los discursos de W. Churchill, para que aprecien cómo las palabras atinadas y los brillantes discursos  constituyen  un arma insustituible para la buena política.  ¿Quién no recuerda sus frases “Sólo puedo ofrecer sangre, sudor y lágrimas” o “nunca tantos debieron tanto a tan pocos”?

3) Para que se sigan nutriendo del poder de las  palabras, también debieran leer a nuestros   políticos del S XIX y principios del XX que fueron grandes escritores: Entre ellos Lucas Alamán,  Ignacio Manuel Altamirano, José María Luis Mora, Mariano Otero, Justo Sierra y  Lorenzo de Zavala, para mencionar  solo algunos.

4) El libro clásico del quehacer político: “El Príncipe” de Maquiavelo para recordar que la buena política se hace con “buenas armas” y “buenas leyes” y que si bien para un príncipe  siempre es  mejor “ser temido que ser amado”, un buen dirigente constantemente debe cuidarse de no ser menospreciado u odiado.  En una época de crecientes fundamentalismos religiosos este libro también  recuerda que la ética política  debe poner su distancia frente a la fe religiosa

5) De  Max Weber “La política como vocación “(mejor conocido como El político y el científico) para que no se olviden  que la política debe ejercerse con convicción y responsabilidad y para que también  estén conscientes de los enormes riesgos de perder el monopolio de la violencia legítima que es el fundamento del Estado moderno.  Además, este texto es útil  para diferenciar entre el mero poder  (que puede ejercerse de forma arbitraria e ilegitima) y  el ejercicio de la autoridad legítima que en las sociedades actuales debe  fundamentarse en la racionalidad y apego a la ley.

6) “ Los partidos políticos “ de Robert Michels, para que vean  cómo desde principios del S XX este pensador denunció  el peligro de aquellos   partidos políticos constituidos por elites oligárquicas   que se reproducen a sí  mismas separándose totalmente  del contacto y de los intereses  de las masas que los llevaron al poder.

7) De vuelta  a la tradición inglesa,  considero  que nuestros políticos debieran leer al filósofo e historiador de las ideas Isaiah Berlin, en particular su libro “Impresiones personales” que son una serie de pensamientos  alrededor de las contribuciones de grandes figuras como el propio Churchill, F.D Roosevelt y Ch. Weizmann entre otros. En general creo que nuestros  dirigentes políticos y empresariales  debieran leer la biografía de grandes líderes en vez de perder su tiempo y su dinero con   best-seller y  cursillos  que – de una forma semi-mágica- ofrecen dar claves y recetas  para el ejercicio del liderazgo.

8) Dentro de nuestra herencia latinoamericana, tenemos a la gran literatura sobre los dirigentes  autoritarios: “El Señor Presidente “de Miguel Ángel Asturias “El recurso del método “de Carpentier, “El otoño del patriarca “de Garcia Márquez. “ La fiesta del Chivo “de Vargas Llosa. Si bien es cierto que ahora  en nuestro país el  poder presidencial está acotado y ya no puede  ejercerse discrecionalmente como antaño,  persiste el peligro de un  poder patriarcal de tipo local concentrado en otras  figuras, como el de nuestros  gobernadores. Más al sur,  me parece que  Hugo Chávez constituye un ejemplo  del liderazgo patriarcal que está presente en las novelas antes mencionadas.

9) Para aterrizar en el país, desde luego, todos los políticos deberían leer nuestra Constitución   y  la  historia de la misma así como  las modificaciones y los  debates parlamentarios respectivos.

10)  Por último considero que sería muy  provechoso que nuestros políticos leyeran algunos libros de “haikus”(poemas japoneses de tres versos)  para que  no abusen del tiempo en sus discursos  y aprendan a expresar sus pensamientos en pocas palabras

MAS. Luto, pesar, tristeza, rabia y preocupación por el atentado en Monterrey y otros actos execrables. No alcanzan palabras para expresar la indignación.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: